Por: Edgardo Moreno.

El e-learning es la tecnología disruptiva que está cambiando la forma de aprender y está transformando el mundo.

La educación presencial es excluyente geográficamente ya que solo en algunos sitios se ofrece esta formación. La educación presencial es excluyente económicamente porque la buena educación es costosa. La educación presencial también es excluyente académicamente; a medida que avanza el proceso formativo, los estudiantes con menor desempeño son apartados. Por ello, en este modelo solo una selecta minoría logra acceder al nivel adecuado de formación que les asegura éxito profesional y económico.

Según una investigación del Departamento de Educación de Estados Unidos en 2010, los estudiantes virtuales tienen mejor desempeño que los presenciales. Además, los estudiantes virtuales tienden a ser auto-motivados, auto-disciplinados y auto-dirigidos.

Uno de los elementos básicos del proceso formativo es transmitir información. Algunos docentes son buenos en ello: emplean graficas, hacen comentarios graciosos, preguntas que cortan la monotonía y demás. Pero ni así supera a una computadora, que además de transmitir la información en el medio más adecuado para el estudiante: video, audio, animación, ejercicios, etcétera, puede repetirlo una, diez o cien veces sin sentirse molesto. Además, permite que el estudiante se detenga para complementar la información o solucionar dudas que le impiden comprender a cabalidad la lección. En el proceso de transmisión de la información, a un ser humano, por bueno que sea, le resulta imposible competir con un sistema de formación virtual. Esta competencia sería comparable a echarle un pulso a una Caterpillar.

Si al proceso formativo virtual se le suma el aporte del docente para inspirar, servir como modelo y atender casos atípicos tenemos entre manos un excelente modelo formativo, uno que sin duda va a permitir que en el futuro todas las personas tengan la capacidad de recibir formación adecuada, en forma independiente de sus posibilidades económicas, y sin importar el lugar donde residan o sus características personales.

Hoy algunos países como Estados Unidos están más avanzados en este campo, pero las tasas de crecimiento de este tipo de formación en las economías en desarrollo van en aumento. Esto nos permite afirmar que en pocos años la formación virtual sobre la cual aun algunas personas hoy tienen dudas, será el estándar formativo de excelencia en todo el planeta.

Muchos amigos quizá tengan aún dudas a este respecto. Comparte esta importante información en alguna de las siguientes redes sociales.

Vivimos en una sociedad que todo está cambiando a lo online: ya es posible realizar trámites administrativos, comprar cualquier cosa a través de la red… y ¿por qué no ayudarnos de internet para formarnos? Los cursos online traen muchos más beneficios de los que puede parecer a primera vista, aunque algunos son más que evidentes, otros son necesarios destacarlos.

Muchas personas son reacias a este tipo de cursos porque piensan que en realidad no sirven para nada y nada más lejos de la realidad.

Si tienes dudas sobre si el curso te va a ayudar a mejorar tus conocimientos o no, lo mejor es que contactes directamente con los responsables de la plataforma, ellos te informarán sobre de qué manera se tratará el curso, si son necesarios conocimientos previos.

Horarios.
Puedes dividir el tiempo como mejor te convenga. Las plataformas online son perfectas para personas que tienen muchas cosas que hacer y les resulta complicado establecer un horario o desplazarse hasta un lugar físico para recibir la formación. De esta manera pueden seguir el curso como mejor les convenga, las 24 horas del día.

El precio.
El factor económico en la situación de crisis que viven muchas familias es determinante. Los cursos online son un excelente método para personas que se han quedado sin trabajo y quieren reciclar sus conocimientos, o estudiantes que no pueden permitirse pagar un coste elevado para complementarlos.

Debido a que no son necesarias unas instalaciones, y que existen plataformas que rebajan los precios de sus cursos, pueden acceder a ellos personas que de otra manera no podrían hacerlo. Eso si no contamos los gastos de desplazamiento que puede suponer tener que ir a clases en el horario estipulado.

Aprendes a tu ritmo.
Cada persona tiene una forma de asimilar conceptos y diferente manera de aprenderlos. Con los cursos online no tienes que pensar si un tutor presencial va más despacio o más rápido, o si una lección no te ha quedado clara y quieres repasarla. La formación online ofrece videos, tutoriales y apuntes a sus alumnos, para que ellos mismos sigan las explicaciones al ritmo que les resulte más cómodo. Una excelente manera de aprender tanto para los que tienen gran capacidad de asimilación, como para los que les cuesta un poquito más.

Por tanto, no deseches la opción de los cursos online, son una manera excelente de formarte en lo que realmente te gusta, a tu ritmo y con un precio más asequible que la formación presencial; incluso algunos de ellos son gratuitos, pero cerciórate que su calidad es medianamente buena para que merezca la pena gastar tiempo en él, ya que suelen ser cursos muy básicos.

Cuando estés en la búsqueda de una plataforma exageradamente económica que te permita aprender TODO lo relacionado con el internet como herramienta y plataforma de negocios, para que lo puedas aplicar de manera inmediata en tus proyectos o emprendimientos y ser más productivos, quédate con ClasesMagistralesOnline.